Radioenlaces

Como paso previo a la instalación de un radioenlace a frecuencias de microondas o de ondas milimétricas resulta imprescindible la comprobación de la existencia de visión directa(Line Of Sight, LOS) entre las antenas. Para ello, deben visitarse los emplazamientos donde se tiene previsto instalar las antenas y realizar una serie de comprobaciones y tareas que se detallan a continuación:

1. Determinación de las coordenadas exactas de los extremos del radioenlace (latitud, longitud y altura sobre el terreno) ayudándose de un receptor GPS.

2. Determinación de la orientación del enlace e indicación sobre un mapa de la zona. Esto ayudará a la localización de posibles obstáculos y elementos significativos sobre el mapa.

Mapa del radioenlace

3. En el caso de enlaces de corto y medio alcance se puede comprobar la existencia de visión directa con ayuda de unos prismáticos. La localización visual del otro extremo del radioenlace puede realizarse con ayuda de una brújula o valiéndose de alguna marca o elemento significativo del mapa. Se debe tener cuidado con los campos magnéticos generados por los motores de las salas de máquinas de los ascensores en la azotea y que pueden falsear la lectura de la brújula. Si no se consigue identificar visualmente el otro edificio donde se situará la antena puede servir de ayuda una segunda persona situada en dicho edificio y que emita algún tipo de destellos de luz, con un espejo por ejemplo, en el caso de un día soleado.

4. En el caso de falta de visión directa (Non Line Of Sight, NLOS) debido a algún tipo de obstáculo, resulta necesario determinar la altura del mástil para evitar la obstrucción. El procedimiento que suele realizarse es similar al anterior, solo que ahora puede utilizarse por ejemplo un globo de helio de color llamativo y sujeto por una cuerda. Una persona situada en el extremo opuesto va elevando el globo hasta que resulte visible a través de los prismáticos.

5. Una vez asegurada la visión directa, conviene comprobar que la primera zona de Fresnel se encuentra libre de obstáculos. En este caso conviene prever que el entorno resulta cambiante con el tiempo y con la época del año: construcción de nuevos edificios, árboles que crecen, nieve que se acumula en los tejados en invierno, tráfico aéreo, etc. Adicionalmente, se debe asegurar que no existe ningún obstáculo cerca de la posición de ambas antenas. En especial, superficies metálicas u otras antenas transmisoras dirigidas cerca de nuestra antena. Resulta interesante documentar todas las comprobaciones anteriores por medio de fotografías que puedan ayudar posteriormente de vuelta a la oficina.

Fotografía panorámica desde un extremo del radioenlace

Lamentablemente, en el caso de radioenlaces de más de unos 8 km resulta difícil realizar este tipo de comprobaciones visualmente, por lo que se debe acudir a otros métodos. La solución consiste en conseguir mapas con perfiles de la zona o utilizar aplicaciones informáticas con mapas digitales del terreno. En este caso, las coordenadas exactas de los extremos del enlace resultan de vital importancia.

En el caso de sistemas punto a multipunto, el procedimiento es todavía más complejo, pues la posición exacta de las antenas de los usuarios no suele estar todavía determinada, y la comprobación de visión directa debe ser mucho más general. Conviene colocar la antena de la estación base en un lugar con buena visibilidad y realizar una inspección visual de los alrededores en busca de posibles obstáculos o edificios altos que puedan enmascarar a potenciales usuarios